Qué ropa llevar a los fiordos noruegos

Un crucero por los fiordos de Noruega es un viaje en constante contacto con la naturaleza más abrupta. Los barcos que hacen estas travesías están muy acondicionados y no tengas miedo, para nada vas a sentir frío, pero otra cosa es cuando salgas a la borda, sentir el aire más puro también tiene sus inconvenientes, pero en absolutcruceros te queremos dar algunos consejos de cómo vestir y qué ropa llevar para tu crucero por el Norte de Europa y los fiordos.

A esto tienes que añadir una buena crema hidratante, protección solar, de protección mínimo 30, gafas, lágrimas artificiales o colirio y bálsamo labial, ya que el frío maltratará tu piel.

Consideraciones generales sobre el clima de Noruega

De manera general ten en cuenta que el clima en Noruega es muy cambiante de un día a otro, y hasta en el mismo día, así que lo ideal es que pongas en tu maleta diferentes capas de ropa para luego ir añadiendo o quitando ropa a lo largo del mismo día incluso. Hay una teoría sobre esto, la teoría de las tres capas: ropa interior, la de abrigo y cobertura exterior, lo único que tienes que combinar es el material de las capas, según la estación.

Aún estando en la misma latitud que Alaska, Groenlandia y Siberia, Noruega tiene un clima más suave. Las zonas más frías están en el interior o muy al norte, así que no debes preocuparte por ello. En la costa los inviernos son relativamente suaves. Y si hablamos del Sur, está considerado dentro del país como si fuera una isla paradisíaca.

Los fiordos alcanzan quizás su máxima belleza en primavera, cuando florecen los árboles frutales.

Los fiordos en verano ¿qué ropa me pongo?

En junio, julio y agosto, los días son largos y las noches cortas o ni siquiera existen, como pasa al borde del Círculo polar ártico, con su sol de medianoche desde mediados de mayo hasta finales de julio.

El verano noruego tiene un clima bastante estable, pero lo que está claro es que a pesar de que sea verano siempre vas a necesitar un jersey caliente, un impermeable o un paraguas y botas cómodas para andar, y te recomiendo que sean impermeables. Un cortavientos es una prenda ideal, porque es muy ligera de llevar y te resguardará del frío del verano, en la cubierta del barco y en las excursiones. Por cierto, olvídate del paraguas, no sirve para  nada, es mucho mejor el impermeable con capucha.

El mes más caluroso en los fiordos es julio, y los barcos están equipados con piscina, para los más valientes está la exterior, pero suele haber la opción de una interior con el agua climatizada, así que pon sí o sí el bañador.

Aparte debes poner un gorro, guantes y bufanda, mejor de lana, y si ya es merina es lo mejor, aunque no sea invierno, porque las noches son frías en todas las estaciones. En cuanto a los calcetines que sean de lana, no hay nada peor que sentir los pies fríos.

Y esto es en verano, ahora prepara tu equipaje para un crucero en invierno por los fiordos noruegos.

Fiordos noruegos en invierno, qué meter en la maleta

Si eres de los valientes que se atreve con el esplendor de los fiordos en invierno, es que te atreves con todo. A pesar del cambio climático y de que los inviernos ya no son tan duros como antaño, lo cierto es que el invierno en Noruega es frío, y eso significa que tu maleta va a ser grande, esto es una ventaja de los cruceros que como no vas a estar cambiando de un alojamiento a otro, pues no hay problema con eso.

Seguimos con los mismos consejo de antes vístete en capas con ropa de abrigo, con prendas de pura lana en vez de algodón o poliéster y ten muy en cuenta que te protejan de la  humedad y viento. Este último factor hará que tengas una sensación de frío mayor que la temperatura que marque el termómetro. Si llegases a mojarte eso podría ser un problema, lo primero es sacarse esa ropa mojada. De ahí que sea fundamental que vayas bien equipado y abrigado, la última capa te recomiendo un buen abrigo de Primaloft o de plumas con mucho relleno.

Y cosas que ni hace falta que pongas: camisas de vestir, pantalones vaqueros, o zapatillas de deportes, recuerda el refrán castellano “ande yo caliente ríase la gente” y es que si pasas frío no disfrutarás en absoluto de ese magnífico crucero por los fiordos.

Algunos consejos muy útiles

Te doy ahora un par de consejillos si de verdad eres muy friolero o friolera, hay unos calientamanos muy útiles y económicos, que te pueden “solucionar la vida”, pero recuerda que no están recomendados para pieles sensibles y no se pueden utilizar sobre quemaduras por congelación ni sobre la piel desensibilizada. Estos calientamanos se ponen dentro del guante.

Aunque te parezca una tontería hay un método, el método Buteyko que demuestra que respirar diferente te calienta los pies, te aseguro que si acortas los tiempos de aspiración y espiración, entrarás en calor antes. Solo coge aire por la nariz y suéltalo antes de lo habitual. Tras tres minutos con el mismo procedimiento tu cuerpo habrá recibido un excedente de oxígeno que ayuda calentar el termostato corporal.

Y bueno, hasta aquí, te deseo un equipaje lleno de felicidad en ese maravilloso paisaje nórdico.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*