Cruceros de luna de miel, una experiencia que sólo se vive una vez

El viaje de recién casados sólo se hace una vez en la vida, y a la igual que la boda se convierte en una experiencia, en la que todo debe ser perfecto. Es el momento de soltar todas las tensiones acumuladas y disfrutar el uno del otro.

En nuestro imaginario esta luna de miel se asocia a los atardeceres impresionantes sobre la borda de un barco, el viento soplando suave, el mar, arena, pero hay mucho más que puedes descubrir a bordo de un crucero y que hará que tu viaje sea mucho más hermoso de lo que habías imaginado.

Para empezar si durante tu reserva justificas tu viaje como una luna de miel, para ello tendrás que presentar el certificado de matrimonio u otro documento, tendrás ventajas y regalos de bienvenida, como esa botella de champán para que brindéis por vuestra vida en común.

Regalos y servicios adicionales para los recién casados

Los regalos de bienvenida más comunes que encontrarás en tu camarote nada más llegar son esas frutas frescas que cambiarán cada día, o las flores que hayáis elegido, pero según el camarote que reservéis, pueden llegar a ser más espectaculares, como un tratamiento de belleza en el spa, un masaje para los dos, o cenar en la misma mesa del capitán, aunque en mi opinión, el verdadero regalo comienza antes, en el propio precio especial que te hacen, más o menos un descuento del 5% en todos los servicios y el propio viaje.

Algunas navieras también pone a disposición de los recién casados algunos regalos especiales, como un paquete de foto editadas por el fotógrafo de a bordo, una cena íntima en vuestro camarote servida por el mayordomo, o el momento en el que la orquesta inicia su pase con vuestra canción favorita, o cuando volvéis a repetir el corte de la tarta nupcial esta vez para un montón de desconocidos en el restaurante.

Los destinos más románticos

A la hora de elegir destino, eso es según vuestros gustos, pero no os van a faltar opciones, y recuerda que en un crucero vas de un lugar a otro, desde las ciudades costeras a las calas más románticas. Para ayudarte sobre los cruceros de luna de miel puedes consultar este artículo que te acabamos de dejar, pero te avanzo algunas ideas.

Uno de los destinos que está tomando más auge entre las parejas de recién casados es Dubai y los Emiratos Árabes, donde podrás tener a la mano playas privadas. Hay quienes se deciden por las lejanas islas del Pacífico, donde Bali sigue siendo el destino más visitado.

Si no queréis ir tan lejos en nuestro Mediterráneo encontraréis importantes vestigios culturales, ciudades y paisajes de incomparable belleza y buena gastronomía, con escalas en Italia, Francia, Grecia, Turquía, Montenegro, Croacia… Una apuesta segura sigue siendo el Caribe, desde Belice a la Costa Maya mexicana donde disfrutar de palmeras a pie de playas con arena fina y dorada, esas con las que siempre habéis soñado.

Cada pareja conoce sus intereses, y también depende de la estación en la que hayáis decidiros casaros. Sé de algunos novios que prefieren llegar hasta Nueva York, la quinta avenida siempre es una aventura, o subir hasta la abrupta Alaska donde la naturaleza os deslumbrará.

Aunque si tenéis tiempo, si disponéis de al menos 30 días encontrarás buenas opciones de hacer una vuelta al mundo visitando continentes, culturas y lugares espectaculares.

Tipo de barco a la hora de celebrar la luna de miel

Como decía al principio una luna de miel es algo que se celebra sólo una vez en la vida, así que no la estropees eligiendo un barco muy antiguo, o con unos servicios deficientes, o una compañía que no esté refrendada por la calidad.

Mi propuesta son los barcos de tamaño medio, no más de 2.000 personas incluyendo la tripulación,  o incluso los veleros. En este tipo de embarcaciones tienen un trato mucho más personalizado, sin grandes acumulaciones de personas, aunque reconozco que resulta muy estimulantes y atractivo estar en un megabuque con las emociones y las actividades a flor de piel, pero, no sé, para una luna de miel, no sería mi prioridad, ya que en estos barcos viajan más familias, o jóvenes que buscan divertirse y después de una boda preferiría curarme de todo ese estrés acumulado durante los días previos a la boda.


Categorías

Consejos, Luna de miel

Me dedico a la comunicación porque no podría hacer otra cosa. A lo largo del tiempo he ido acumulando experiencia en distintos lugares del mundo, sectores y medios, y siempre me movió lo mismo, la curiosidad por aprender y explorar la capacidad de crear canales de comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*