Curazao…la isla del Caribe de la que no querrás salir

Curazao es de esos lugares de los que no querrás salir. Una de las palabras que más oirás en la isla es Bon bini o dushi, que viene a significar bienvenido y cariño, y es que así es cómo te tratarán la gente de allí…difícilmente al montarte de nuevo en tu barco y seguir rumbo por el Caribe no sentirás que una parte de ti se queda en esta isla que fue colonia española y portuguesa y que ahora es país autónomo que forma parte del reino de Holanda.

Willemstad es la capital de Curazao, y su imagen más típica y repetida en todas las fotografías de los cruceristas son sus casas de colores, pero hay mucho más que ver…y que recorrer.

Para que sepas la avenida de Handelskade, en la misma capital, y el propio puerto en el que estará atracado tu barco están declarados como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO desde 1997. Hay una fundación que se encarga del mantenimiento de los edificios, que están construidos en piedra caliza, arena y coral.

Respecto a esas casitas de colores que ya simbolizan el paisaje de Curazao hay una historia muy curiosa, y es que no se trata solo de una idea estética. Según una ley que aún sigue vigente y que se promulgó en 1817 por el gobernador holandés, Albert Kikkert, se decretó que las casas no se pintaran de blanco porque el resplandor del sol causaba dolores de cabeza y ceguera. Así que se tuvieron que pintar de otros colores, y de ahí surgió este pintoresco paisaje.

Como te decía una vez saliendo del puerto verás que la ciudad se divide en dos: Punda y Otrobanda, conectadas por el puente de la Reina Emma. En Punda puedes visitar el mercado flotante, la Fortaleza de Amsterdam, el Palacio del Gobernador y el Parque Wihelmina. Otrobanda, es una de primeras zonas residenciales construidas en el siglo XVII, está rodeada de negocios y de la zona más moderna.

Pero si estás en Curazao no pases por alto hacer una excursión a cualquiera de sus Parques Nacionales de exuberante vegetación tropical, y ¡qué decir de sus fondos marinos! Lo que te decía…el lugar del que no querrás salir.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *