Más detalles del viaje por el Ártico del Crystal Serenity

crystal alaska

Ya está navegando por aguas del Ártico el Crystal Serenity, con sus 1060 pasajeros a bordo en su travesía de 32 días, por el Paso del Noroeste, siguiendo la ruta marítima que rodea Norteamérica y atraviesa el océano Ártico, conectando el océano Pacífico y el Atlántico.

Como ya te comenté en otro artículo (puedes leerlo aquí) este es el crucero más grande en pasar por este lado del planeta, y todo a consecuencia del derretimiento de los Polos.

Como la ruta del Crystal Serenity, que se ha calculado en unos 13.000 kilómetros, depende directamente del movimiento de los hielos, los pasajeros y pasajeras saben que esta puede modificarse. Para evitar golpes con los enormes trozos de hielos el Crystal Serenity está equipado con un sistema de navegación para el hielo e imágenes térmicas, también posee potentes luces de búsqueda de hielo.

Como ya te dije hay quienes han bautizado a este viaje como el crucero más peligroso del mundo, pues aunque no es el primer barco de pasajeros en hacerlo, ya en 1984 lo realizó el Lindblad Explorer y en el año 2012, The World llevó 481 personas de un océano al otro, sí es es el más grande, con capacidad para más de 1600 personas, 13 cubiertas, más de 250 metros de largo y pesa más de 68.000 toneladas.

El viaje no se ha visto libre de polémica, sobre todo por parte de los ambientalistas, y aunque las autoridades locales no encontraron motivos ambientales para oponerse al periplo, no todos están de acuerdo, por ejemplo las asociaciones conservacionistas advierten de los riesgos de un vertido en caso de accidente, y es que el Crystal Serenity, tiene el casco reforzado, pero no es propiamente un rompehielos. De ahí que durante el viaje esté acompañado del RRS Ernest Shackleton, un buque científico británico con capacidad para abrirse paso en situaciones complicadas.

Por su parte la empresa propietaria del barco, la Crystal Cruises, está minimizando el impacto ambiental del crucero, para ello lo ha equipado con un motor sin fuel pesado y ha prohibido el vertido de aguas residuales, incluso de las tratadas, a una distancia de la costa inferior a los 22 kilómettros.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *