Cómo debe cuidar un diabético su alimentación en un crucero

diabetes

En distintas ocasiones he hablado de cómo hay que cuidarse con las comidas a bordo de un crucero, ¡es tan fácil sucumbir a la tentación de los platos ricos y exóticos!, pero especial cuidado, o conciencia, debes tener si eres diabético, aunque no te pongas insulina.

Si eres diabético ya sabes comer fuera de casa, la diferencia de cantidades en el plato, cambios en la rutina, las actividades físicas, a lo que le puedes sumar las diferencias horarias del viaje, pueden hacer que tu diabetes se descontrole, de ahí que te quiera dar algunos consejos para cuando estés a bordo de un crucero.

Lo primero es tener presente que  tú eres la persona que mejor te conoce, y ante cualquier pequeño síntoma de malestar consulta a bordo con los especialistas, todos los barcos tienen un servicio médico que te atenderá encantado.

Te recomiendo que te hagas tu propio plan de comidas, tu menú diario, cuando estés a bordo. En los barcos vas a encontrar gran variedad de comidas, así que cada día elige lo que se adecue a ese plan que has establecido. Los días de las excursiones esto puede ser un poco más complicado, ya que suelen incluir la gastronomía típica de la zona, y cuesta mucho saltársela.

Como diabético, tienes experiencia en convivir con tu diabetes y siempre elegirás alimentos bajos en calorías, en grasas saturadas y trans. No sólo con el azúcar vas a tener cuidado, sino también con la sal, y priorizarás los alimentos con fibra, como son los cereales y pastas integrales. Lo que mejor te viene son las frutas, aprovecha para probar variedades que no tienes en la zona donde vives, y lo mismo te digo con verduras y hortalizas.

Que no se te olvide estar muy hidratado e hidratada, es mejor el agua que los refrescos, aunque estos sean light o sin azúcar.

Recuerda que a la hora de hacer tu reserva siempre puedes indicar que tienes diabetes y que requieres un menú especial, pero en realidad, como te decía, tú eres la persona que mejor se conoce y te va a resultar muy fácil adaptar tus necesidades alimentarias en un crucero, donde lo que sobran son opciones de platos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *