El Hierro, un paraíso de las islas afortunadas muy exclusivo

La semana pasada se abrió la temporada de cruceros en la isla de El Hierro, y hasta el puerto de La Estaca ha llegado el barco alemán Hanseatic. El Hierro, la más occidental y meridional de las islas Canarias, no es de las que más cruceros recibe, y sin embargo ahí radica su encanto.

A continuación te daré algunas pistas de lo que puedes encontrar y hacer si tu barco llega hasta aquí. Una ventaja es que la red de carreteras y la accesibilidad a sus puntos turísticos y de interés hacen que sea fácil su exploración.

Una de las cualidades y del encanto del puerto La Estaca, es que a pesar de funcionar como puerto de pasajeros es, en realidad, un refugio pesquero de escasas dimensiones y junto a él ya verás la playa del Varadero.

El Hierro, declarada reserva de la biosfera, es una pequeña isla de apenas 278 kilómetros cuadrados tiene más del 60% de su territorio protegido y cuenta, además, con una de las reservas marinas más importantes de España.

La imagen más emblemática que habrás visto de El Hierro es el Garoé; el árbol que llora.En esta zona de la isla, los vientos alisios chocan con la vegetación y se produce lo que en Canarias se llama lluvia horizontal, esto es, la precipitación de agua porque las nubes colisionan con las copas de los árboles. El Garoé era un tilo de enormes dimensiones que fue derribado por un vendaval en el siglo XVII. Hoy se puede ver un ejemplar de tilo plantado en 1957.

Te recomiendo que llegues hasta el mirador de la Peña, edificio de César Manrique en el que la arquitectura popular se integra con el paisaje y ofrece vistas imponentes. Además, en su interior está uno de los mejores restaurantes de Canarias.

Vaya, me ha dado muy poco tiempo para hablarte de El Hierro, prometo continuar, y en cuanto a los cruceros, el más exclusivo que llegará hasta La Estaca el año que viene es el Seabourn Quest, que saldrá de Buenos Aires el 24 de febrero, con destino final en Mónaco. Cuarenta y cinco días en alta mar con escalas tan bellas como esta isla.



Me dedico a la comunicación porque no podría hacer otra cosa. A lo largo del tiempo he ido acumulando experiencia en distintos lugares del mundo, sectores y medios, y siempre me movió lo mismo, la curiosidad por aprender y explorar la capacidad de crear canales de comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*