La contaminación en el mar, la isla basura

basura residuos

Para aquellos que no lo sepan entre California y Japón hay lo que se llama una gran isla de basura, aunque no tiene solidez, sino que es más bien como una sopa espesa, gelatinosa, que flota de un lugar a otro del océano. Desde hace más de una década que se descubrió el “fenómeno” ésta isla no ha dejado de crecer, alimentada por los millones de fragmentos de plástico que llegan arrastrados por las corrientes oceánicas.

Esta isla flotante tiene una superficie de casi diez veces la península ibérica, y una de las principales causas de este grave problema ambiental es el aumento en la navegación de cruceros. Ya hablamos en otra ocasión sobre las consecuencias en el mar Caribe de la industria de los cruceros, pincha aquí para leerlo.

Las reglas sobre gestión de residuos que se observan en los barcos de cruceros están recogidas en una normativa tan ambigua como obsoleta, se trata del Convenio Internacional para la Prevención de la Contaminación Naviera (MARPOL) aprobado en 1973 por la Organización Marítima Internacional (OMI).

Una de las medidas del convenio es que prohíbe el vaciado de las sentinas y el vertido de las aguas negras del barco a menos de tres millas náuticas, excepto si han sido tratados para reducir su volumen y eliminar la carga contaminante. Pero, de facto a partir de las 12 millas las normas para deshacerse de la basura se relajan y ¿quién controla los mares a más de 22 kilómetros de la costa para comprobar si un barco cumple con esa obligación? La realidad es que la normativa actual no basta para prevenir el vertido incontrolado de residuos y el compromiso con el cuidado del medio ambiente marino viene por parte del capitán y de la naviera y, en el caso de los cruceros, éste debe ser exigido por los usuarios.

La compañía Costa Cruceros puso en marcha el proyecto Crucero Sostenible sobre reducción y recuperación de residuos, pero hace ya un año que no tiene vigor.


Categorías

Consejos, Noticias

Ana López

Me dedico a la comunicación porque no podría hacer otra cosa. A lo largo del tiempo he ido acumulando experiencia en distintos lugares del mundo,... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *