Minicrucero por los canales de Brujas, la ciudad encantada

La ciudad belga de Brujas está conectada con el Mar del Norte a través de numerosos canales, de forma que navegar por cualquiera de ellos o hacerlo en los que se enlazan en su centro, es una experiencia única. Desde las doradas playas doradas de Nieuwpoort puedes dirigirte a esta Venecia del Norte contemplando hermosos y suaves paisajes con castillos, campanarios, puentes y gente disfrutando de los típicos cafés que salpican la ciudad.

El centro histórico de Brujas es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde el año 2000, para recorrerlo hay un dilema, ¿en coche de caballo o en una barcaza? Yo no tengo dudas, te recomiendo un minicrucero por la ciudad.

Estos minicruceros navegan por los dos canales principales, el Dijver y el Gronereri. El primero de ellos va paralelo a un animado paseo lleno de tiendas y cafés. Es muy curioso todo lo que puedes ver desde este canal, desde una estatua de Marilyn Monroe a la comisaría de Brujas, el Museo Arentshuis, el Museo Groeninge o el museo de Bellas Artes de la ciudad.

El otro canal principal es el Gronereri con hermosas y bucólicas orillas de bellos jardines y cisnes. Pero además las embarcaciones también pasan por otros canales más pequeños, y uno de los puntos más fotografiados por su especial encanto es el muelle del Rosario, sin olvidar el puente de San Bonifacio, la plaza de Jan van Eyck y ¡cómo no! El Lago del Amor o Minnewater.

A lo largo de la ciudad vas a encontrar distintos puntos de embarque para estos recorridos. Un detalle importante es que comprueba las empresas que ofrecen estos recorridos, porque algunas rutas sólo se pueden hacer de marzo a noviembre, en horario de 10 de la mañana a 6 de la tarde. La duración del trayecto es de una media hora, el precio es de 8 euros por adulto, y las explicaciones son en inglés y francés.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *