Viajar en buque mercante es la forma más alternativa de navegar

carguero

Creo que no me equivoco si digo que viajar en un buque mercante es la forma de navegar, en este momento, más alternativa y fuera de mira (outsight) que hay en este momento. Una de las características de viajar de esta manera es que a bordo no puede haber más de 10 viajeros que paguen, legalmente esta la cantidad máxima de pasajeros que pueden acomodar.

Te voy pasando datos, en el mundo hay unos 30 mil buques oceánicos grandes, pero sólo el 1% de ellos transporta carga y pasajeros, son cargueros y barcos que transportan correo y suministros. Estos últimos suelen hacer rutas a comunidades costeras que se encuentran aisladas.

Obvio que este tipo de viaje es sólo apto para los/las que no tienen prisas, los itinerarios de navegación varían entre dos semanas a 100 días, según el puerto en el que te embarques.

Una de las cosas que más sorprenden al viajar en un mercante es que no llegas al puerto de cruceros, y no hay ningún bus turístico esperándote para guiarte en tu recorrido. No te pierdas el fascinante ritual de ver cargar o descargar los contenedores.

Muchas de las ciudades a las que llegan estos barcos están fuera de los típicos destinos turísticos, lo que te dará la oportunidad de descubrir paisajes vírgenes y diferentes a poca distancia (quizás) de ese destino turístico que se encuentra dentro de los circuitos más tradicionales.

¿Y cómo son los camarotes? Bueno, pues no tienen toallas en forma de animales para recibirte, pero suelen ser más espaciosos que los básicos de un crucero. Están situados en las cubiertas superiores, con baño privado, aire acondicionado, probablemente un refrigerador pequeño, una televisión y vistas desde la ventana.

En algunos buques hay piscina, que compartes con la tripulación, y no ofrecen casinos o espectáculos, de hecho te diría que el único acontecimiento del día organizado es la comida, cuya calidad y variedad depende del cocinero de a bordo.

Las comidas se comparten con el capitán y la tripulación en un comedor comunitario, pero, en algunas ocasiones puedes encontrarte una asado, de carne o pescado, en la cubierta.

Viajar en un barco mercante es una forma de viajar muy diferente a la que vas a encontrar en el resto de recomendaciones de este blog, pero no quería dejarte sin información, que puedes ampliar pinchando aquí.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *