Rhapsody of the Seas, un barco hermoso y un viaje apacible

El Rhapsody of the Seas estará este verano por el Mediterráneo ofreciendo cruceros de entre 6 y 8 noches de duración desde Venecia, con itinerarios por las Islas Griegas. Pero no sólo te ofrece este itinerario, ya que además te propone un viaje desde esta hermosa ciudad italiana a otra no menos hermosa como Dubrovnik. En la página de la compañía, o en tu agencia de viaje te darán todos los detalles, pero hoy te quiero hablar un poco más del propio barco, el Rhapsody of the Seas.

Rhapsody of the Seas es un barco de tamaño medio, que se remodeló en 2002, con capacidad para 2.652 pasajeros, que pertenece a la compañía Royal Caribbean, lo que implica que el idioma oficial del barco es el inglés, aunque siempre puedes encontrar a gente entre la tripulación que te atienda en español.El Rhapsody of the Seas pertenece a la Clase Vision, estos barcos son conocidos como barcos de la luz por sus extensas cubiertas de cristal y grandes ventanales que van desde el suelo al techo. Uno de estos barcos, que te comentaba el otro día es el Vision of the Seas, puedes ver más detalle en este artículo.

Su tamaño le permite llegar a puertos más pequeños, menos masificados y digamos que más auténticos, con lo que no te sientes tan turista sino más bien un viajero disfrutando de su tiempo libre.

En el interior del Rhapsody of the Seas puedes disfrutar de un ambiente apacible, sin las grandes colas o los tumultos a la hora de acceder al comedor y las instalaciones comunes que hay en otros barcos.

De estos barcos, se repite de la misma manera en el Vision of the Seas, me gusta destacar su atrium, es una columna vertical en el centro del barco, con ascensores y vistas al exterior, con siete cubiertas. Dentro de este corredor vertical se hacen espectáculos acrobáticos que te dejarán con la boca abierta.

Si lo que estás buscando es un viaje tranquilo, visitando hermosas ciudades, y con una calidad excelente, te aseguro que el Rhapsody of the Seas es una de tus mejores opciones.



Me dedico a la comunicación porque no podría hacer otra cosa. A lo largo del tiempo he ido acumulando experiencia en distintos lugares del mundo, sectores y medios, y siempre me movió lo mismo, la curiosidad por aprender y explorar la capacidad de crear canales de comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*